Tag Archives: Life

Vida.

11 Ago

Lo único que no nos abandonará en ningún momento hasta el día de nuestra muerte son los latidos de nuestro corazón. Esa incesante banda sonora que baila a nuestro son, ya estemos alegres o tristes, que nos da la vida, y nos deja ser quien somos.

No seríamos nada sin ese toc-toc, que nos deja amar, que nos enseña a querernos, así como a querer al prójimo. Y, ¿qué seríamos sin la capacidad de amar? ¿qué es la vida, de hecho?

Amo vivir, ya que, la vida, es un continuo proceso de aprendizaje, hasta el punto en el que la muerte venga a llevarnos, haciendo parar nuestro corazón. Mas debemos amar a la muerte, tanto como amamos a la vida, para así permitir la liberación de nuestra alma, y en ella, permanecerán todos aquellos latidos que nos siguieron durante nuestra historia.

Cada latido, que, burlándose del tiempo, marcó su propio ritmo, creando una serie casi interminable de momentos, momentos inigualables que nunca volverán a repetirse. Así, cada latido nos brinda una oportunidad perfecta para amar nuestra vida, amar cada cosa que hagamos. Amar con todo nuestro corazón. Sólo el que en vida ama, será recompensado a la hora de la muerte.

Y es amar lo que nos hace sentir, y sentir lo que nos hace ser. Y si, parece, somos personas, tan solo quedará nuestra manera de actuar con el corazón. Gracias a la cual, una lágrima o una sonrisa, indicarán que actuamos como verdaderas personas. Ya que llorar no dice de nosotros que somos débiles, sino que es una manera de amar un momento especial de nuestra vida, aunque, todo es tan especial como la primera vez en que empezamos a querer, el día en que nacimos.

Y es inútil intentar parar el tiempo, queriendo postergar un instante, impidiendo su fin. Intentamos mirar al infinito, mas, es la vida la que nos pone barreras, con las que debemos aprender a vivir, llegar a entender que únicamente quedará nuestra alma, y que de nada vale crear falsas expectativas. Nos iremos, pero todo habrá merecido la pena y, ese minúsculo instante que quisimos alargar, será al fin y al cabo, toda una larga historia de amor, amor por algo que apenas entendemos, pero, que nos hace ser algo más que seres inertes. Y, no habremos vivido en vano mientras hayamos amado.

Al mirar la Luna, no es Ella la que nos ilumina, sino el reflejo de nuestra sonrisa, que regala todo su amor y hermosura. Ama, sonríe, y serás feliz.

Javier Bilbao, Lil’ Monk.